Blog de salud

El té

Blog de el té

Pero, ¿como es el té?

Lo que nosotros conocemos por té es que es una planta o arbusto originaria de China pudiendo llegar hasta ser un árbol, cuyo nombre científico es Camellia Sinensis. De hojas verdes perennes, ovaladas, puntiagudas y dentadas, de seis a ocho centímetros de largo y tres de ancho. Tiene flores blancas y fruto con tres semillas negruzcas. 

Del cual se cosechan las hojas y se le aplica un proceso de arrollado, secado o tostado ligero dentro de una exhaustiva elaboración. Una vez acabado, es envasado para su conservación y el disfrute de una buena infusión.

El té inicialmente se tomaba como planta medicinal, aunque con los años, fue adquiriendo valor social hasta convertirse en parte de las costumbres y cultura de sus habitantes.

Actualmente el té, con sus propiedades antioxidantes se ha convertido en una bebida muy popular por aportar longevidad y cultura a la población, siendo la segunda bebida más consumida del mundo después del agua.

secado de té

Y ¿qué beneficios tiene?

Se comenta que el consumo de té es benéfico para la salud por contener antioxidantes, flavonoides, catequinas y polifenoles. Debido a sus catequinas, el té tiene propiedades anti-inflamatorias, neuroprotectoras y puede ayudar en la regulación del apetito. 

Es depurativo, desintoxicante, aumenta las defensas, ayuda a la digestión, mejora la circulación, ayuda a regular la hipertensión, el colesterol alto y el sobrepeso, además de combatir la depresión y por su afinidad con los receptores canabinoides puede disminuir el dolor y la náusea, sirviendo también como calmante. ¡Vaya tela!

Su consumo está asociado con una disminución de riesgo de problemas de salud entre los adultos mayores tales como infartos, deterioro cognitivo leve, osteoporosis y demencia.

El té contiene L-teanina, una sustancia relacionada con un estado mental calmado en humanos, un estado similar al que se encuentra entre los practicantes de meditación.

Las últimas investigaciones indican que varias tazas al día tienen a largo plazo un efecto preventivo sobre diversas enfermedades

No importa la variedad de té, todos ellos presentan las mismas propiedades y se distinguen solo por la concentración de sustancia activa producida por los métodos de elaboración.

beneficios té

Vamos a verlo un poco más de cerca.

Por lo visto, es un estimulante suave.

El aporte de cafeína o teína de una taza de té puede ser la tercera parte que el de una bebida de cola y la octava que el de un café, pero aun así debe tomarse con moderación. El matcha (té verde japonés en polvo) es la presentación con mayor contenido de cafeína (y también de antioxidantes)

Mejora el funcionamiento del cerebro.

El té favorece el estado de alerta y agudiza tus habilidades intelectuales. Esto es debido a las propiedades de la cafeína, que en el té va acompañada de l-teanina y no produce el molesto nerviosismo de un café expreso. Y no solo mejora el funcionamiento del cerebro, sino que previene su degeneración y el desarrollo de enfermedades neurológicas como Parkinson, Alzhéimer o depresión.

Es un poderoso antioxidante.

Pero, sobre todo, en un grupo de sustancias con una extraordinaria capacidad antioxidante que acaparan cada vez más atención en los estudios científicos: los polifenoles, presentes también en frutas y verduras, aunque en menor cantidad. Esto sucede en particular con un tipo de polifenoles llamados catequinas, responsables de su poder protector. Las catequinas son los polifenoles o taninos responsables de su sabor genuino y del poder protector del té. Una de ellas, la EGCG o epigalocatequina-3-galato, se demuestra muy activa.

La EGCG es una sustancia 20 veces más antioxidante que la vitamina E y 100 veces más que la vitamina C, mostrándose eficaz en la prevención de ciertos tipos de cáncer y para mantener una buena salud cardiovascular.

Pueden beneficiarse de sus propiedades antioxidantes las personas fumadoras, protegiéndole de la oxidación producida por el humo del cigarrillo.

Tiene propiedades adelgazantes y diuréticas.

El té se toma a menudo en dietas de adelgazamiento por el papel de la cafeína como estimulante del metabolismo y la termogénesis (aumento de la quema de grasas).

Los compuestos del té estimulan el metabolismo (un 17% más) y favorecen que las grasas se transforme en calorías. Por eso el té suele estar presente en los productos comerciales para quemar grasas y adelgazar. 

Éstos componentes también tienen propiedades diuréticas y se usan en tratamientos de obesidad al aumentar la micción, eliminando líquido corporal, resultando muy adecuado para evitar la retención de líquidos y combatir la artritis, artrosis o ácido úrico.

Mejora el rendimiento físico.

El efecto sobre el metabolismo implica que el cuerpo es capaz de obtener más energía (un 4% más) cuando la necesita, por ejemplo, durante una actividad deportiva intensa (aumenta el rendimiento entre 11 y 12%).

Reduce el riesgo de sufrir cáncer.

Las propiedades antioxidante del té se asocian con un menor riesgo de sufrir cáncer de pecho (20-30% menos), próstata (48% menos), colorrectal (42% menos).

Previene enfermedades cardiovasculares.

El infarto y otras enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en los países europeos. El té la previene porque actúa positivamente en los principales factores de riesgo, reduciendo el indice de colesterol total y los triglicéridos.

Mejora la visión.

El té es muy rico en Taninos condensados formados por antocianinas, estos componentes son un tipo de flavonoides con funciones protectoras sobre los capilares sanguíneos y especialmente sobre la salud de la vista. Las personas con problemas de visión que pasen mucho tiempo en el ordenador o con problemas de diabetes pueden tomarlo para ayudar a conservar la buena visión. 

¿Qué contiene el té?

Los componentes más conocidos y los más apreciados por su efecto, son sin duda las bases xánticas, la principal de las cuales es la cafeína, aunque también contiene teofilina y teobromina. Contiene derivados polifenólicos, como los flavonoides miricetina, quercetina, kaempferol y taninos catéquicos.

Una taza de té contiene pequeñas cantidades de sodio, potasio, níquel, silicio, aluminio, magnesio, cinc, hierro, fósforo, calcio y flúor, cuya presencia es importante para la salud de los dientes y las encías y la presencia de vitaminas A, B, C, E y P constituyen un enriquecimiento de la bebida. 

Se considera que el té con mayor cantidad de principios activos altamente benéficos para la salud humana es el té verde.

La cafeína constituye aproximadamente el 3% del peso seco del té, que se traduce en entre 30 mg y 90 mg por taza de 250 ml, dependiendo del tipo, marca y método de elaboración. 

La astringencia en el té se puede atribuir a la presencia de polifenoles. Estos son los compuestos más abundantes en las hojas de té, que componen el 30-40% de su composición.  

También contiene pequeñas cantidades de teobromina y teofilina, que son estimulantes y xantinas similares a la cafeína.

contenido de te

Contiene sales minerales como sodio, potasio y níquel. También contiene hierro, cobre, silicio, aluminio, magnesio, fósforo y calcio, aunque algunas de ellas pierden su solubilidad con el envejecimiento de las hojas.

Como bebida no azucarada carece de calorías y no contiene proteínas, grasas ni carbohidratos.

Variedades de té

Hoy día existen muchas variedades de té pero vamos a repasar las más importantes de las cuales se hacen infinitas y ricas mezclas que puedes encontrar en  nuestra tienda.

té granel

Té blanco

El caso del té blanco es totalmente diferente al del resto de tés, aunque proviene de la misma planta, la Camellia Sinensis. Este té es el menos procesado siendo el sol el primer influyente sobre el resultado final. Para su elaboración se utilizan las hojas más jóvenes de la planta, incluidos los brotes, de los que se obtiene el té más fino y delicado. 

Por norma general es el té que más antioxidantes posee y menos cafeína o teína contiene, con poco más de 1 mg de cafeína por taza, pudiendo variar según la preparación y clase concreta de té blanco, (un café contiene aproximadamente 200 mg). 

Es un té fino y delicado, abosorbe fácilmente los sabores con los que se mezcla dando lugar a una bebida ligera y deliciosa.

Se produce principalmente en China, aunque también otros países como Vietnam o la India. 

Para prepararlo correctamente deberemos de calentar el agua hasta unos 80ºC aproximadamente, a continuación añadir las hojas de té y dejar infusionar entre 1 minuto y medio y 2 minutos.

Té verde

Este tipo de té es de los más consumidos actualmente en todo el mundo y desde más de 4500 años en China, siendo muy bien valorado por investigaciones científicas de las universidades más prestigiosas.

El té verde es muy rico en antioxidantes, contiene vitaminas A, B, B12, C y minerales. Por norma general, posee menos cafeína que un té negro y su facilidad para ser combinado con diferentes ingredientes lo hacen ideal para disfrutar de tés aromatizados.

El té verde para algunos es el más refrescante, combinando muy bien con cítricos y frutas. De todas las variedades, a excepción del blanco, es el té con el proceso de oxidación más corto, conteniendo cafeína entre 8 y 16 miligramos por taza (un café 200 mg).

Hoy en día países como China o Japón concentran la mayor producción de té verde del mundo, seguidos por la India.

Té negro

Por norma general el té negro es el idóneo para desayunar por su alto contenido en cafeína, pudiéndose mezclar perfectamente con leche. También es un buen inicio para aquellas personas que están acostumbradas a tomar café por sus efectos estimulantes y desean pasarse al té. Contiene aproximadamente entre 25 y 100 mg de cafeína por taza (un café contiene 200 mg)

Té Oolong

Té Oolong o azul se encuentra a camino entre un té verde y negro. Tiene su propia categoría de té, presentando una forma más peculiar respecto otros tés, pudiéndose encontrar enrollado o en hojas encrespadas, la cual afecta a su sabor. Es por esto que un Oolong guarda infinidad de posibilidades y su elaboración se convierte en todo un arte, pues cada productor aplica un tiempo de fermentación, así como un enrollado diferente.

Un Oolong puro de calidad permite estar tomando té toda la tarde.

Este tipo de té suele contener menos cafeína que uno negro. Una de las propiedades por la que es usado tradicionalmente es por sus efectos digestivos, siendo ideal para después de las comidas copiosas y para ayudar a favorecer la digestión. También es idóneo para tomar con hielo.

Su sabor es intermedio entre el dulzor del verde y amargo del negro. El Oolong puro tiene un ligero sabor natural a nuez.

Contiene entre 10 y 55 mg. de teína por taza (un café contiene 200 mg). 

té turco

Té Pu Erh

Conocido popularmente como té rojo, el Pu Erh es uno de los tipos de tés más consumidos. Proviene del árbol de té Qingmao y se produce en la provincia de Yunnan en China, en Pu Erh, de donde adopta el nombre. Este tipo de té es fermentado durante largos periodos de tiempo. A mayor cantidad de tiempo de un Pu Erh, es más apreciado, pero también encarece su precio.

Dicen del té Pu Erh que es un extraordinario tesoro de la naturaleza. Debido a su proceso de fermentación especial, se diferencia tanto de los tés verdes clásicos como de los tés negros. 

A diferencia de la mayoría de tés verdes y negros, gana con el tiempo en calidad y aroma. Su proceso de maduración tradicional es de cómo mínimo cinco años.

Las principales características son su aroma especiado y terroso y el color rojizo de la infusión. Tiempo atrás, solo estaba reservado a los emperadores chinos, de ahí el sobrenombre de “Té del emperador”. Todavía, la medicina tradicional china se sirve de sus propiedades saludables. Es decir, equilibra el Yin y el Yang del cuerpo.

Rooibos

El té rooibos o té de arbusto rojo es originario de Sudáfrica, no proviene de la planta Camellia Sinensis, ni lleva cafeína o teína, y se obtiene de una planta parecida. No contiene ningún otro excitante, pero mantiene todas las beneficiosas propiedades del té y por lo que es ideal para todo tipo de personas .

La calidad del producto final se reconoce por su color rojo brillante, recolectando solo los finos brotes del arbusto para mejor calidad e infusión. Se comercializa solo o mezclado con una gran variedad para un mejor disfrute.

¡Vamos a probarlo!

Una vez repasada la historia, propiedades y variedades, solo nos queda probar esta deliciosa bebida, pero aunque hoy día todo el mundo sabe hacer más o menos una taza de té, existe una forma clásica y metódica para sacarle el máximo provecho a esta planta.

Como preparar el té según expertos.

  • La forma clásica de preparar el té verde es hervir el agua y dejarla enfriar unos minutos hasta que la temperatura baje a 70-80 ºC.
  • El agua no puede ser del grifo, pues el cloro y otros elementos afectarían a su sabor y propiedades. La más indicada es la mineral natural pobre en sodio y calcio.
  • La tetera se calienta antes de echar el agua en ella para que no reduzca bruscamente la temperatura.
  • La dosis de té es de una cucharadita rasa, 2gr. aprox. por taza.
  • La mayoría de variedades deben reposar de 2 a 3 minutos. Durante este tiempo podremos observar cómo las hojas se despliegan y liberan las benéficas y sabrosas sustancias que contienen.
  • Luego se pasa por un filtro (mejor de tela que metálico) y el té ya estará preparado. Si se desea y dependiendo del gusto, se puede añadir un poco de azúcar, leche, miel o sacarina, aunque no es necesario.
taza de té

Ahora que hemos recordado esta saludable bebida es el momento de tomarla, ¡Aníma!

Un saludo de Magiamaná.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × tres =